Sáb. Dic 14th, 2019

María Parra finaliza en el puesto 32º (+2) el Andalucía Costa del Sol Open de España de golf

image_pdfPDFimage_printImprimir

La neerlandesa Anne Van Dam gana por segundo año consecutivo con un golpe de ventaja sobre la india Aditi Ashok y la danesa Nanna Koerstz Madsen

La guadiareña María Parra ha finalizado en el puesto 32º, con +2, el Andalucía Costa del Sol Open de España, prueba del Ladies European Tour de golf tras acabar la cuarta y última jornada con una vuelta de 71 impactos (-1) tras hacer birdie en los hoyos 1, 9 y 12; y bogey en el 4 y 15. Con este resultado se ha embolsado 2.520 euros.

Mientras, el título ha sido, por segundo año consecutivo, para la neerlandesa (de Arnhem) Anne Van Dam con un total de 275 golpes, es decir, un -13 sobre el recorrido malagueño de Aloha Golf, en . Ha ganado con un golpe de ventaja sobre la india (Bangalore) Aditi Ashok y la danesa (Smorum) Nanna Koerstz Madsen.

La brava golfista de Países Bajos reeditó la gloria alcanzada en 2018 a base de un juego tenaz y agresivo que se puso especialmente de manifiesto en un final de competición tan apasionante como incierto. «No me esperaba esto», ha asegurado Van Dam, de 24 años, que gana así su tercer trofeo en España, después de sus títulos en el Estrella Damm Mediterranean Ladies Open y Andalucía Costa del Sol Open de España en 2018. «Esto es el golf. Fue un día loco. Si me hubieras dicho al comienzo del día que con dos por debajo del par sería suficiente para ganar… Era un día diferente con condiciones más duras, un poco de viento y hacía mucho frío hacia el final».

A su lado, hasta el último golpe, la danesa Nanna Madsen luchó denodadamente por evitar un destino que parece escrito de antemano cuando la jugadora de los Países Bajos acude a España. La golfista nórdica, líder al inicio de la última jornada y líder a lo largo de muchos hoyos de la misma, lo tenía todo de cara cuando anotó un birdie en apariencia decisivo en el hoyo 16, comandando de nuevo en solitario la tabla con un estrechísimo margen para la reacción de sus rivales.

No obstante, ya en el 18, con la tensión a flor de piel, con un golpe de ventaja sobre Anne Van Dam, la danesa Nanna Madsen envió la bola al agua desde el tee de salida, un error determinante que puso en bandeja la victoria a una jugadora que completó toda la segunda vuelta con 9 pares consecutivos que sin embargo bien valen una segunda victoria consecutiva.

Las primeras horas de la jornada decisiva transcurrieron entre múltiples tentativas por adquirir el máximo protagonismo. Lo intentó primero la india Aditi Ashok, que arrebató el liderato a Nanna Madsen gracias a tres birdies consecutivos entre los hoyos 2 y 4 que revolucionaron los primeros compases de la recta final del torneo, beneficiada por un doble bogey de la danesa en el hoyo 3 que encendió todas las alarmas.

Ese aparente síntoma de debilidad de la nórdica para afrontar máximas presiones, reproducido posteriormente en el hoyo 18, parecía en ese momento una simple anécdota toda vez que, un birdie en el hoyo 7 y, sobre todo, un espectacular eagle en el 9 permitieron retornar a la nórdica a la anhelada primera posición.

Por allí pululaba ya, a la expectativa, Anne Van Dam, maniobrando con esfuerzo para reeditar el triunfo conseguido en 2018. La holandesa rascó birdies al campo al principio y al final de la su primera vuelta, una buena declaración de intenciones ganadoras pero en ese instante insuficiente toda vez que Nanna Madsen seguía manteniendo una renta de dos golpes de ventaja cuando los partidos estelares comenzaban a gestionar los últimos nueve hoyos.

La plácida situación se tornó no obstante en negros nubarrones cuando en el hoyo 13, un par 3 relativamente franco, la danesa envío la bola a los arbustos del límite de la calle, una posición defectuosa que generó un inquietante doble bogey en su tarjeta. Anne Van Dam, casi sin quererlo, se encontró de bruces con un empate en la parte más alta de la tabla antes de que el hoyo 18 dictase a su favor su acuífera sentencia.

Entre las españolas, Azahara Muñoz volvió a ser la representante más inspirada, bien secundada desde su cuarta plaza por la décima alcanzada por una sólida Nuria Iturrios. La malagueña tardó seis hoyos en mover su marcador, un tramo excesivo de carencia en el acierto que en el marco de una actuación objetivamente sobresaliente.

La malagueña, aupada por su público, atravesó su mejor momento entre los hoyos 9 y 12, cuando tres birdies casi consecutivos arrancaron el entusiasmo de sus numerosos seguidores, asentando a Azahara Muñoz entre los mejores de un torneo que se debate en los últimos años entre la malagueña -ganadora en 2016 y 2017- y Anne Van Dam (2018 y 2019), una jugadora que cuando llega a España hace suyo todo lo que juega.

A %d blogueros les gusta esto: