vie. Sep 20th, 2019

Tote da el primer triunfo liguero al Algeciras CF en una ‘montaña rusa’ de emociones (3-2) frente al Yeclano

image_pdfPDFimage_printImprimir

Los albirrojos pasan del éxtasis del 2-0 en el primer tiempo, a la desazón de un 2-2 que llegba en un minuto · Júbilo tras el tanto de la victoria

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL: 1. Lopito; 2. Choco, 16. Jesús Braganza, 5. Pablo de Castro, 12. Borja Vicent (Tote, m. 70); 14. Jorge Barba (Cerpa, m. 57), 8. Iván Turrillo ©, Mario Martos (Antonio López, m. 65), 10. Antoñito, 19. Antonio Domínguez; y 7. Karim Abubacar.

  • En el banquillo: 13. Benito Del Valle (p), 4. Álvaro Benítez, 21. Antonio López, 9. Antonio Sánchez, 17. Tote, 6. Manu Cerpa y 22. Gonzalo Almenara.

YECLANO DEPORTIVO: 1. Serna; 2. Mario Sánchez, 3. Héctor Camps, 5. Chino ©, 19. Ubay; 10. Álex Vaquero, 16. Carlos Selfa, 17. Alayeto (Iker Torre, m. 83), 21. Luis Castillo; 15. Renato (Víctor Fenoll, m. 72) y 23. Marcos (Tonete, m. 56).

  • En el banquillo: 4. Carlos Felipe, 6. Rafa López, 7. Víctor Fenoll, 9. Iker Torre, 11. Tonete, 13. Grzegorz Kleemamn (p) y 18. Atdhe Rshitei.

ÁRBITRO: Alejandro Patiño Álvarez, de Madrid. Amonestó al local Iván Turrillo (m. 43); y a los visitantes Renato (m. 54), Carlos Selfa (m. 60), Álex Vaquero (m. 73), Tonete (m. 84) y Chino (m. 92)


GOLES:

  • 1-0. (m. 17) Antonio Domínguez.
  • 2-0. (m. 22) Antonio Domínguez.
  • 2-1. (m.60) Alayeto.
  • 2-2. (m. 62) Héctor Camps.
  • 3-2. (m. 86) Tote.

INCIDENCIAS: Encuentro de la tercera jornada de liga en el Grupo IV de Segunda División B. Estadio Nuevo Mirador de Algeciras. Unas 5.000 personas. Antes del inicio del partido se llevó a cabo un homenaje a Miguel Ángel Berlanga, actual segundo entrenador, por sus 204 partidos como jugador algecisita.



 

El Algeciras Club de Fútbol sumó su primera victoria liguera de la temporada (3-2) ante el Yeclano Deportivo en un encuentro que tuvo de todo, especialmente emociones, primero las de un equipo que maravilla jugando, que levante los olés en la grada, capaz de fulminar en dos minutos a un rival con dos genialidades… pero que también es capaz de hacerse el ‘harakiri’ en dos minutos. Coincidencia o no, Emilio Fajardo decidió quitar a un ‘jugón’ como Jorge Barba para meter a un ‘stoper’ como Manu Cerpa y el resultado pasó de un plácido 2-0 al 2-2 en un visto y no visto. Luego, deshizo lo andado y Tote, que salió por un defensa (Borja Vicent, tocado tras un golpe) llevó de nuevo al éxtasis a la grada del Nuevo Mirador.

El técnico albirrojo de nuevo no repitió alineación. Braganza -que debutó-, Mario Martos y Jorge Barba entraron por el lesionado Dani Gallardo, Gonzalo Almenara y Manu Cerpa respectivamente, sacando un dibujo de juego con Iván Turrillo de mediocentro y cuatro medias puntas (a Martos y Barba, también con ejercicios defensivos, les acompañaron Antonio Domínguez y Antoñito) por detrás de Karim, titular como recompensa al gol anotado en Murcia.

La estrategia no le pudo salir mejor al preparador sevillano. Toque, desborde, dominio, llegadas… Y eso que el Yeclano comenzó con intenciones, sacando un córner en el primer minuto. Pero pronto tuvo la pelota el Algeciras y a partir de ahí, casi una orquesta sinfónica. Por ponerle un pero, la falta de remate en el primer cuarto de hora… hasta que Choco, que llegó al equipo sin hacer mucho ruído y ya es un ídolo para la afición y se puede decir que el dueño del lateral derecho, puso un centro espectacular que cazó Antonio Domínguez con un no menos precioso y preciso remate de cabeza. Justa recompensa.

Sandroni, técnico del Yeclano lo dijo en la previa: «El Algeciras es uno de los dos equipos que mejor juega al fútbol». Y lo comprobó en sus propias carnes. Cinco minutos después del gol, un balón en largo a Karim pareció ir a ningún lado pero el de Accra luchó hasta llevársela, levantó la cabeza y puso una enorme asistencia que ni Stephen Curry para la llegada como un tren de Domínguez. El onubense puso el resto, la clase y calidad para atornillar el balón en la red de un Serna que se veía con un carro de goles en su zurrón. 2-0 en el 22′.

Y es que el meta yeclano primero vio como el travesaño repelió el trallazo de falta de un Domínguez en estado de gracia y luego salvó los muebles con un paradón a Jorge Barna (31′). Cinco después un centro cerrado de Domínguez desde la izquierda lo atajó con problemas sobre la misma línea de gol. En el 37′ el 3-0 estuvo a punto de llegar de no ser por Mario Sánchez. Tras una buena salida de balón, Karim, Antoñito y Domínguez se encontraron que hasta la portería sólo el ‘2’ de los ayer de fuscia y negro se interponía en su camino (amén del portero claro está), pero en esta ocasión el de Ghana, que llevó el balón muy cerca de la banda derecha no supo o no pudo levantar la cabeza para ver a sus dos compañeros ‘más solos que la una’. El defensor murciano se la jugó yendo al suelo y mandó fuera la pelota ante la desesperación de los ‘Antonios’.

El Yeclano aprovechó el resuello de los albirrojos por el cansancio acumulado, y en el 41′ pudo hacer el 2-1. Renato se plantó ante Lopito pero no pudo regaterale. Se quedó con el balón y cedió atrás a la llegada de Alayeto, que estrelló el balón en un defensor que cubría portería. Se salvó el Algeciras… que en el 43′ también contuvo la respiración en una falta en la frontal que Vaquero mandó ajustado al palo.

Con el pitido final, los aplausos. El público algecirista gozaba con los suyos y se lo hacía saber… pero éstos les respondieron con un segundo tiempo para olvidar. Cierto es que no se había cumplido el primer minuto cuando Domínguez metió un balón a Mario Martos por el flanco derecho. El ex del Jaén se la pasó a Antoñito, que trató de disparar desde frontal del área, pero estrelló el balón en las piernas de los defensas. Parecía que el guió no había cambiado pero nada más lejos de la realidad.

Lopito, que sigue dejando algunas dudas -en especial por alto- (la sombra de Jesús Romero es alargada, al menos para la grada), se lució como el ‘Gato’ en sus mejores tardes. Renato, en área pequeña, fusiló al ex del Linares a bocajarro pero éste hizo una de esas paradas que se recuerdan por mucho tiempo, más cuando en el rechace le hizo lo mismo a Alayetro. Aunque no hubo gol ese fue un punto de inflexión (47′).

Pareció una acción sin más pues el Algeciras se recompuso del susto y en el 51′ estuvo a punto de hacer el tercero en una ocasión casi cómica. Un córner quizás mal sacado desde la izquierda al ‘primer palo’, lo cabeceó sin querer hacia atrás el ex balono Selfa. Con Serna deshubicado, Chino, en el centro de la portería, quiso despejar con tan mala fortuna que el balón hizo un extraño y estuvo a punto de entrar. De no ser porque el portero la puede coger con las manos estaríamos hablando del 3-0 y partido cerrado.

Pero en el ambiente se notaba algo raro y más cuando a Fajardo, que lo veía desde el terreno de juego, le dio por quitar a Barba, de los mejores. Lo hizo con buena intención, seguro. Vio que el Yeclano estaba empezando a ‘comer la tostá’ aunque a ojos del aficionado más entusiasta no lo pareciese. Pero la sensación que transmitió fue la opuesta a la que quería… o la simple coincidencia hizo que el cuadro de Sandroni, en un abrir y cerrar de ojos, le estuviese arrancando un punto cuando ya se hacía ‘inventario’ para cerrar la ‘caja’ y apuntar en el ábaco los tres primeros puntos de una tacada.

Tras una pérdida llegó el 2-1 con Alayeto fusilando a Lopito (62′). Como cuando un boxeador recibe un golpe inesperado, el Algeciras quedó ‘grogui’ y el rival lo aprovechó en un saque de esquina en el que la defensa estuvo pasiva y Héctor Camps, el más listo, supo meter la pierna para establecer el 2-2. Lo que en el primer tiempo fueron aplausos, en este momento fueron pitos (pocos, muy pocos, pero alguno se escuchó). Y pudo ser peor. Tras caer a la ‘lona’ y casi en la cuenta de recuperación, un centro de Mario Sánchez lo remató de cabeza de Tonete (67′) junto al palo en lo que pudo haber sido el 2-3. Eran los mejores minutos visitantes, que volvieron a la carga en el 69′. De nuevo Mario Sánchez desbordó a su par pero su centro no lo remató nadie pero sí le llegó a un compañero en la izquierda, que filtró a la frontal del área donde Álex Vaquero le pegó a la pelota por encima del larguero.

Fajardo leyó el partido y antes de las dos últimas ocasiones ya había quitado a Mario Martos (65′) para hacer debutar a Antonio López (quizás, por jerarquía debió ser Antonio Sánchez, aunque luego el técnico explicó que buscaba otra forma de juego con el ex punta del Jaén). Precisamente, en su primera acción de ataque, jugando de espaldas y aguantando el balón, le puso una buena pelota a Iván (73′) pero el remate de éste se fue centrado. Primer tiro a puerta de los algeciristas en este segundo tiempo.

Siguió sin verlo claro… o lo vio muy bien según se mire. La lesión, por un golpe, de Borja Vicent le abrió a Fajardo la posibilidad de sorprender. Lo más lógico, según habían sido los cambios anteriores, era meter a alguien de contención o a otro central (Álvaro Benítez) pero se la jugó con Tote. Cerpa pasó a ser pareja de De Castro, reorganizó el centro del campo y la jugada le salió perfecta… afortunadamente porque en el 81′, Choco despejó de espuela en el área y Luis Castillo recogió el regalo pero envió la pelota junto al palo.

La grada temblaba porque veía más cerca el 2-3… pero llegó el 3-2. Pase de lujo de Antonio Domínguez (desaparecido, como todo el ataque, en el segundo tiempo) a Tote. El canterano en el mano a mano, con temple, calidad y sangre fría, no falló. El Nuevo Mirador estalló de alivio y de júbilo, aunque todavía hubo tiempo para el ‘acongoje’ con un remate de Selfa (89′) en boca de gol que se marchó junto al palo; y para el enfado general (92′) con el árbitro, su auxiliar de Tribuna y el capitán visitante Chino, que agarró por el cuello a Antoñito y lo tiró al suelo cual acción del ‘pressing catch’ cuando se le iba con un quiebro en la banda. Lo que debería haber sido roja clara por agresión se quedó en una simple amarilla por «sujetar a un adversario evitando con ello un ataque prometedor» según el acta.

Hubo seis minutos de añadido pero no pasó nada más que el estallido de alegría de un estadio que vivió emociones fuertes en esta tercera jornada de liga si bien nadie dijo que iba a ser fácil. Cinco puntos, invictos y séptimos en la tabla, pero queda mucho, muchísimo.

A %d blogueros les gusta esto: