Mié. Dic 11th, 2019

Tres goles de Jénnifer Gutiérrez en el triunfo de España sobre Rumanía (16-31) en el inicio del Mundial

Jénnifer Gutiérrez celebra uno de los goles obtenidos ante Rumanía en el primer partido del Mundial de Japón

image_pdfPDFimage_printImprimir

El combinado nacional ya vencía al descanso por 9-16 · La próxima cita, mañana domingo ante Hungría

FICHA TÉCNICA:

RUMANÍA (9+7= 16): Denisa-Stefania Dedu (p), Yuliya Dumanska (p), Aneta Udristioiu, Ioana-Laura Pristavita (1), Cristina-Georgiana Neagu (6), Raluca-Elena Bacaoanu, Gabriela Perianu (1), Crina-Elena Pintea (3), Elena-Cristina Florica, Elena Dache, Anca-Georgiana Polocoser (3), Lorena-Gabriela Ostase, Sonia-Mariana Seraficeanu, Maria-Madalina Zamfirescu, Ana Maria Iuganu (2), y Patricia-María Vizitiu.


ESPAÑA (16+15= 31): Silvia Navarro (p) (2) y Darly Zoqbi (p), Marta López (1), María Núñez, Silvia Arderius, Eli Cesáreo, Jénnifer Gutiérrez (3), Maitane Echeverría (2), Nerea Pena (5), Lara González, Soledad López (1), Alicia Fernández (6), Almudena Rodríguez (1), Ainhoa Hernández (1), Alexandrina Barbosa (6), Mireya González (3).


ÁRBITROS: Julie Bonaventura y Charlotte Bonaventura. Amarillas a las rumanas Ioana-Laura Pristavita y Gabriela Perianu; y a las española Lara González. Excluyen dos minutos a las locales Ioana-Laura Pristavita (2), Raluca-Elena Bacaoanu (2), Gabriela Perianu (2) y Patricia-María Vizitiu; y a las visitantes María Núñez (1), Eli Cesáreo (2), Maitane Echeverría (1) y Alexandrina Barbosa (1).


MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:

  • 2-3
  • 3-5
  • 5-8
  • 7-10
  • 8-11
  • 9-16 (descanso)
  • 10-19
  • 11-22
  • 13-23
  • 14-25
  • 14-29
  • 16-31 (final)

INCIDENCIAS: Primer partido en el Grupo C del Mundial de Balonmano Femenino disputado en el Kumamoto Prefectural Gymnasium, en Kumamoto, Japón.



 

La Selección Española femenina de balonmano, con la algecireña Jénnifer Gutiérrez, ha comenzado el Mundial de Japón con una cómoda victoria ante Rumanía por 16-31 (9-16 al descanso) en la primera jornada en el Grupo C que se ha jugado en el Kumamoto Prefectural Gymnasium, en la localidad nipona del mismo nombre.

Comenzaba bien el encuentro para el conjunto dirigido por Carlos Viver que, desde el arranque del choque, salía concentrado y muy intenso. Velocidad que se traducía en una buena circulación de balón gracias a la cual las jugadoras españolas encontraban rápidamente situaciones claras de lanzamiento. Oportunidades que las jugadoras rumanas sólo conseguirían frenar forzando los siete metros con los que Nerea Pena adelantaba a España en el marcador hasta en 3 ocasiones.

Parcial de 0:3 de salida que parecía despertar a las rumanas con sendos tantos de la pivote Pintea y la estrella internacional Neagu. Precisamente sería la enorme pivote rumana el principal argumento ofensivo en el inicio del partido de una selección rumana que, pese a la aparición de sus mejores jugadoras, se encontraba cada vez más incómoda ante el buen hacer en tareas defensivas de las Guerreras.

Gran trabajo que permitía también a España brillar en la segunda oleada, donde las jugadoras de Carlos Viver se mostraban muy acertadas, manteniendo la diferencia de 3 tantos que obligaba a Tomas Ryde a solicitar tiempo muerto antes del primer cuarto de hora de partido. Algo que parecía no funcionar a un técnico sueco que veía como España redoblaba esfuerzos en defensa, recuperando dos balones que, primero Alexandrina Barbosa y después Silvia Navarro aprovecharían para anotar desde su propio campo, poniendo el 5:10 en el marcador.

Renta que obligaría a Cristina Neagu a asumir un mayor peso en el ataque rumano, castigando desde la lejanía la portería española y reduciendo las distancias hasta los 2 tantos (8:10 min. 20. Parcial de 3:0 que obligaría a Carlos Viver a parar el partido para ordenar a las suyas y aclarar ideas en el tramo final del primer periodo.

Momento de reflexión que surtiría efecto en los diez últimos minutos en los que Silvia Navarro se convertía en protagonista mientras sus compañeras mantenían el nivel defensivo, recuperando la rápida circulación de balón que permitía a las exteriores perforar la meta rival hasta el 9:16 que reflejaría el luminoso al paso por vestuarios.

Ventaja que hacía justicia al despliegue ofensivo y defensivo de las españolas que, tras el paso por vestuarios, lejos de bajar el ritmo aumentaban sus prestaciones en defensa, anulando por completo a las rumanas. Excelso trabajo gracias al cual las jugadoras de Carlos Viver conseguían imprimir velocidad a un encuentro en el que la ventaja española se dispararía rápidamente hasta los 10 tantos (11:21 min. 37).

Exhibición que se prolongaría durante todo el segundo periodo en el que las Guerreras bordaban todos los aspectos del juego, impidiendo al imponente conjunto rumano meterse en el partido. Situación que permitía a Carlos Viver favorecer las permutas en el combinado español, conocedor de la exigencia física que representa una cita de semejantes características. Cambios que no bajaban las prestaciones de su equipo, como bien demostraba una entonada Darly Zoqbi que terminaba de amargar el encuentro a un combinado rumano que era incapaz de superar los 7 goles en la segunda parte. Algo que no desaprovecharían las españolas para aumentar su ventaja hasta el pitido final.

Sobresaliente actuación del colectivo que permitía a España debutar con victoria (16-31) en el Mundial, ubicándose en el segundo puesto del Grupo C por detrás de una Hungría que hoy se imponía 39-15 a Kazajistán y que mañana será el próximo obstáculo de las Guerreras en territorio japonés, a partir de las 10:00 horas en España.

A %d blogueros les gusta esto: