vie. Sep 20th, 2019

Una serie de despropósitos deja al Cortijillos sin partido en Alcalá del Valle

image_pdfPDFimage_printImprimir

Cambios de hora, faltan los árbitros... y cuatro horas de viaje para 'ir de picnic'

El equipo senior de la Asociación Deportiva Los Cortijillos debió haber disputado este domingo su primer encuentro de liga en la Segunda Andaluza. Los chicos de David Dolibramento se desplazaron hasta Alcalá del Valle donde tenían programado para las 12:00 horas enfrentarse a los locales.

Sin embargo, cerca del horario previsto el colegiado asignado al duelo, Sergio Romero Ponce, no estaba en las instalaciones en el Municipal. Llamadas a unos y a otros y desde Federación se les hace referencia a que el partido se debía disputar a las 17:30 horas (en un primer momento era a las cinco de la tarde).

Ambos clubes hicieron ver a la Gaditana que el error era suyo pues ambas entidades, durante la semana y vía correos electrónicos, habían dado su consentimiento -con traslado al órgano competente- del adelanto del choque a las doce del mediodía (los barreños también mostraron sus quejas ante los tres cambios de hora debido a no poder contar con todos sus jugadores debido a que muchos trabajan a turnos además de tener contratado el autobús para la tarde).

La Gaditana comprobó que era así y asumió su culpa, gestionando otro trío arbitral (Patricia Luna Varo, de Cádiz), pero la colegiada tardaría como mínimo una hora -sobre las 13:30 horas-, pero esta opción, por razones que se desconocen, se descartó.

Viendo la tesitura, y que el árbitro designado en un principio sí estaría presente a las 17:30 horas, hubo un primer acercamiento para esperar hasta la tarde. Dolibramento, de entrada, dijo que «no» ya que antes debía consultar a sus jugadores, pero tras hablar con su plantilla -muchos con turno de trabajo por la tarde- la gran mayoría consiguió cambiarlos y estaban dispuestos a jugar, pero según la versión verderona el Alcalá se negó ahora a disputar el partido.

Ante la falta de acuerdo final entre ambos, el Cortijillos, al filo de las dos menos cuarto de la tarde y ante el amparo del reglamento federativo (hay que esperar al menos una hora cuando el árbitro se retrasa), decidió poner rumbo a casa. Otras dos horas de viaje y con un bocadillo para comer. Ahora deberá ser la Federación la que dictamine nueva fecha para la disùta del partido y, en teoría, será la que corra con los gastos de desplazamiento (aunque para que los de Alonso Gallego vean el dinero antes deberán abonar todos los gastos y pasar el recibo a la Gaditana).

A %d blogueros les gusta esto: